5 Razones para NO tener collares de dentición

Sin título.001

Los accidentes más comunes relacionados con estos collares son por estrangulación o asfixia

El problema radica en el concepto del producto, en la idea de tener un elemento para aliviar las encías en el cuello, ya sea del menor o de la madre. Su función principal ha pasado a un segundo plano; se ha convertido en un elemento de moda y un accesorio de belleza para la madre o el menor. La mayoría los compra porque se ven “bonitos” y las amigas los tienen también, pero no porque sea una necesidad. Al fin y al cabo hay mucho otros productos más efectivos para aliviar el dolor de la dentición. (Consulte con su médico que es lo más recomendable)

Como es un producto innecesario, recomendamos abstenerse de utilizarlo porque pueden poner en peligro a sus hijos. No vale la pena correr el riesgo por estar de moda.

Algunas mamás argumentan que los usan porque siempre que alzan a sus bebés, les halan o muerden sus collares de joyería. Una mamá práctica se quita sus joyas para que no suceda nada, de la misma forma que se retira sus anillos al bañar a su bebé para no lastimar su piel.

Si después de conocer los riesgos decide seguir utilizándolos, tenga precaución para evitar accidentes irracionales.

1 Los collares de ámbar se ponen en el cuello del bebé. Los bebés no deberían tener ningún elemento de joyería en ninguna parte de su cuerpo excepto aretes.

2 Los collares de otros materiales como silicona por ejemplo, están hechos para que las madres los utilicen, pero muchas se los ponen en el cuello a sus hijos.

3 Muchos collares son de mala calidad y/o de fabricación artesanal; se pueden romper y los niños podrían ingerir las piezas y/o estrangularse con la cuerda.

4 Los padres tienden a dejar al alcance de los menores los collares como si fueran juguetes o elementos de dentición comunes y corrientes.

5 Tal vez la más importante sea esta, porque prácticamente nadie lo sabe y tiene repercusión en el tiempo, incluso cuando la mamá ya ha dejado de usar los collares: No se debe enseñar a un menor a morder collares, porque se le genera confusión; hoy muerde un collar de dentición, mañana una pieza de joyería.

Sin título.001

(La confusión en los bebés es una de las principales causas de intoxicación, envenenamiento, asfixia…) 

 

 

Anuncios